Consejos

Consejos sobre viajes

10 conceptos básicos (que en África no lo son tanto…)

Enumero una lista de conceptos absolutamente básicos, que por alguna razón en África no parecen tener claros:

1) Los enchufes en sitios normales.
No, no. Aquí nada de enchufes al lado del cabecero de la cama para poder dejar algo cargando o para algo tan sencillo como apagar la luz desde la cama. La comodidad da igual. Y eso de poner una mesita o algo al lado del enchufe tampoco. Porque un enchufe sirve para dejar cargando algo que tendrás luego que apoyar en algun sitio, ¿no?. Pero bueno, ese problema no incumbe al que decide donde poner los enchufes aquí. Un enchufe estará donde aleatoriamente caiga, si es en la otra punta de la habitación, allí será, si es incluso arriba del marco de la puerta (ver imagen), perfecto, pues allí. Luego hay que ingeniárselas para usarlos.

cargamovil


2) Los taxis.

¿Cómo que taxi? ¿Un coche que te lleva a sitios? Este mismo.
– No pero me refiero a…
– Que subas, que te llevo.

IMG_3498

 

3) Las duchas.
África. 50 grados a la sombra. Una ducha frente a tí. Estás apunto de llegar al clímax. Deseando que un potente chorro de agua recubra tu piel para aliviar el bochorno, para calmar las picaduras, para quitar por fin, tras varios días, toda la capa de tierra que recubre tu piel. Y entonces esto….

2840482197_953ac1e4ed_z
Noooooo. Ese tipico «hilito de agua» de las duchas africanas. ¿por queeeeee?. Eso es jugar con nuestras ilusiones. La imagen de una ducha es el paraíso, hasta que abres el grifo y ocurre. ¡El maldito chorrito africano! La presión del agua debería pasar a ser un tema de Estado allí. Frustra mucho tratar de darte una reparadora ducha en estas condiciones. Aunque algo es algo. Lo prefiero a la variante siguiente.


3 b) La variante «cubo».
Esto también es una ducha eh. La famosa ducha africana. Entras a ducharte y te encuentras esto. ¿Cómo se usa?. Pocas instrucciones hacen falta. Pero no lo llaméis ducha cabrones, que uno se hace ilusiones.

1398236_10153427966800541_951747929_o


4) Las cervezas frías.

El concepto cerveza caliente creo que estaremos de acuerdo en que no debería existir, y más aún cuando llevas todo el día bajo un sol abrasador. Y ojo, yo entiendo que hay zonas en las que no puedes tener un refrigerador y en ese caso pues te terminas hinchando a cerveza caliente, si. Pero lo absurdo viene cuando ves que te la están sirviendo caliente, directamente del almacén y justo al lado tienen un frigorífico con sitio libre… ¿Pero que está pasando aquí?.

3676_10152084793905541_2028188490_n


5) La comida sin picante.

Este ítem es aplicable tanto a África como para el sudeste asiático. A ver amigos, si yo pido algo «sin picante» es sin picante. No cabe más interpretación. No estoy queriendo decir «en vez de picante nivel infierno pónmelo picante nivel quemadura de segundo grado», no no, no quiero que pique en absoluto. Esto va para todas las Ingeras que tuve la desgracia de tener que comer en Etiopía, sobretodo.

966059_10153427945440541_1488322935_oIMG_3363


6) Los buses privados.

Exacto, tú también te has dado cuenta que esto no es un bus, sino una furgoneta de la segunda guerra mundial. Ah, y también te percatas que tienes un concepto diferente de la privacidad cuando recogen al segundo negro por el camino…

41081_10150233650295541_3855813_n 45220_10150235880330541_5099478_n


7) Gratis.

Gratis es otro concepto que debería ser Universal, ¿no? De hecho tampoco cabe mayor interpretación. Pero ¡Ah! incauto, la mente de un africano es distinta. Gratis es «no te voy a cobrar por lo que me estás pidiendo, pero te voy a cobrar por cualquier otra cosa aleatoria que se me ocurra y que me pagues por ello es innegociable».

IMG_4024IMG_4039

 

8) NO.
Otro de los clásicos. La negación absoluta. Creo que en africano se traduce como: «me lo voy a pensar» o eso es lo que deben entender cuando les dices «no». La insistencia, las miradas en plan «si al final vas a caer tonto…» son típicas.

IMG_4066

 

9) El papel del WC.
No lo sé. No me preguntes. Simplemente no está.

1415570_10153427956495541_19912309_o


10) Un mechero.

Que mechero ni que mechero. Si acaso cerillas. O incluso dos piedras he llegado a ver… Y del papel de liar ni hablemos.

IMG_5533

PD: Todas las imágenes de este post han sido tomadas en nuestros viajes.

Categorías: Consejos, Sensaciones | Etiquetas: , , , , , , , | 2 comentarios

Los mercados africanos

 

Uno de los entornos más atractivos que siempre se da cuando se visita un país del África negra es el de los mercados.

IMG_3563

 

 

Llegas a una ciudad y bajas del bus, ves un bullicio de gente yendo y viniendo, de gente en el suelo, y sabes que allí hay un mercado. Y obviamente vas a adentrarte en él.

IMG_3568

 

 

Es un Universo cultural el que sucede en los mercados de esta zona del mundo. Se trata de grandes conglomerados de gente realizando actividades comerciales de su vida diaria. Un ir y venir de personas y otro tanto de ellas sentadas en el suelo con la mercancía a la vista. Puedes encontrar de todo: hierbas, especias, frutos secos, artesanía, ropa, etc… Todo ello suele estar organizado por secciones. Verás a gente circular con grandes cestos donde guardan lo que han adquirido.

IMG_3569

 

 

Estos lugares pueden impresionar en un principio, sobre todo si no estás acostumbrado a ello y más aún si se trata de un pueblo no excesivamente turístico en el cual tú mismo puedes resultar extraño para los habitantes locales. Los sentidos se expanden. Oyes a la gente hablar por todas partes, una extraña mezcla de todos los aromas de los productos a la venta se funde en tu nariz, las miradas se clavan en ti, en el blanco que acaba de entrar al mercado, te llamarán, te agarrarán, querrán venderte cualquier cosa, eres blanco y eso quiere decir que tienes dinero. Y si consiguen venderte algo, seguramente será a un muy buen precio para ti, y a la vez te habrán estafado, vendiéndolo a un precio mucho más elevado del que lo venden a un local. Es ese extraño status quo: me ha salido muy barato, pero se que aun así es caro para haberlo comprado aquí.

IMG_3571

 

Los niños te seguirán, darán mucho juego y serán amables, puede que hasta alguno se ofrezca para hacer de guía por el mercado (por supuesto pidiendo dinero después por ello).

 

IMG_3574

Si quieres comprar algo intenta, una vez lo hayas visto, alejarte del mercado o al menos abstraerte de él mentalmente. No muestres interés en el objeto, sólo obsérvalo y pasa de largo. Recuerda dónde está. Tómate unos minutos para pensar cuánto quieres pagar por él. Cuánto estás dispuesto. Y entonces puedes volver, como el que no quiere la cosa, respirar hondo y comenzar a regatear. Te van a pedir una cantidad inicial, muy por encima de su precio real (aunque te parezca barato, pero piensa que estás en otro país donde ése precio que te dicen de primeras es entre 3 y 10 veces el valor al que lo venden normalmente). Ofrece tú una cantidad muy por debajo de lo que quieres pagar y que comience el juego… No te agobies si se indignan con los precios que dices, forma parte de su papel y del juego de la compra-venta.

IMG_3581

Pero sobre todo, compres o no, disfruta del ambiente, pasea por el mercado, mira a sus gentes, observa y se observado. Aprovecha ese intercambio cultural que se produce. Es otro mundo y tú estás en él ahora mismo. Yo echo de menos, cuando estoy en España, a veces, esa sensación de perderme en el caos comercial de un pueblo africano, se me hace entrañable… Aunque he de reconocer que puede ser estresante, pero es un estrés adorable cuando le coges cariño. Fíjate en los productos; muchos de ellos no tendrás ni idea de que son.

IMG_3589

 

¿Quieres sartenes? ¿Utensilios de plástico? En los últimos tiempos hay objetos más modernos entre los que se venden en los mercados del África central, junto con los tradicionales y rústicos. Busca algo que te guste. Si te apetece un recuerdo… Se pueden encontrar cosas interesantes.

IMG_3594

La gente suele ser muy amable, y no hay problemas; eso sí, como en cualquier aglomeración humana (sea en Mauritania o sea en Barcelona) lleva cuidado con tu cartera y tus pertenencias. Mi experiencia me dice que no suele pasar nada (me han robado varias veces en Madrid, Alicante o Málaga, pero nunca en África) pero más vale prevenir. También decir que a los africanos de estos países no les interesa lo más mínimo quedarse con tu cámara de fotos o tu móvil, no lo asocian a objetos valiosos, no sabrían usarlo ni a quien vendérselo ni como se carga.

Si vas con un africano pregúntale antes de pujar por un objeto, podrá orientarte sobre precio real. Pero no dejes que lo compre él, es un consejo, ya que experimentar el regateo es una experiencia interesante y si estás ahí merece la pena integrarse en las costumbres.

IMG_3595

 

Y como siempre digo, recuerda que en África el negro eres tú. En algunos sitios puedes ser una atracción. Como un extraterrestre. Acostúmbrate a saludar a los niños, a dar la mano a quien te la extienda y acostúmbrate también a que te miren; a que te miren descaradamente. No suelen tener filtros ni pudores en este tipo de cosas. Te van a clavar la mirada fijamente, te van a rodear y observar de arriba a abajo, mirarán tus zapatillas y que marca es (les encantan las zapatillas, sobre todo Nike y Adidas) te mirarán la ropa, reloj, pulseras; y te preguntarán una y mil veces de que equipo de fútbol eres. Ten en cuenta que eres en ese momento su puerta a occidente, su conexión con las marcas de ropa, con Leo Messi y con Cristiano Ronaldo. Se amable y disfruta de ser famoso por ser blanco 😉

IMG_3603

 

PS: Todas estas imágenes son de una visita a un mercado en una pequeña población de Etiopía.

Categorías: Consejos, Sensaciones | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

13 cosas a tener en cuenta a la hora de organizar tu viaje de aventura

Puntos que se deben tener en cuenta a la hora de planificar un viaje de aventura:

aventura

1.- Compra los vuelos con la suficiente antelación. De esta forma no te quedarás sin ellos y podrás conseguirlos a los mejores precios. Lo mejor es comenzar a buscar vuelos entre 6 y 4 meses antes. Yo utilizo los siguientes portales de compra por su relación calidad-precio y su gran oferta:

http://www.travelgenio.es/
http://www.kayak.es/
http://www.momondo.es/

Aunque sabiendo al país que viajas, es muy probable que lo más rentable sea averiguar que compañía viaja a ese país y realizar una búsqueda directamente en la web de la compañía.

2.- Ve haciendo una lista de las cosas que quieres llevarte, con tiempo. En este otro post doy consejos para preparar la maleta.

3.- Diseña una ruta por el país. Ya se que ir a la aventura está muy bien, y puedes hacerlo, pero eso no es incompatible con tener una ruta orientativa, si no, una vez allí será más complicado y perderás mucho de tu valioso tiempo, sin Internet, ni las facilidades de aquí. De modo que imprímete un mapa del país, piensa que te interesa más visitar y ve marcando en bolígrafo los puntos clave. Teniendo en cuenta dónde aterrizas y las distancias y formas de transporte párate un par de días a pensar la ruta óptima entre todos los puntos.

4.- Planifica a mitad del viaje alguna estancia de relax. Estos viajes suelen ser duros, de modo que, entre toda la vorágine de mochila a cuestas, tren, furgoneta y largas caminatas, intenta incluir un par de días en algún lugar relajado del país, que te permita recuperar fuerzas y recordar que, aunque no lo parezca, estás de vacaciones. Relax no significa lujo necesariamente, y en muchos casos aunque quisieras no encontrarás ese lujo… Simplemente descansa en un lugar donde estés a gusto.

5.- Cada X días deja uno de margen. En este tipo de viajes SIEMPRE hay imprevistos: por el tiempo, por la impuntualidad de los transportes, por enfermedades, etc… No intentes organizar vacaciones largas de aventura con márgenes de días muy justos. Sobre todo si dependes de vuelos internos, trenes o autobuses púbilcos. Cada varios días de viaje deja uno de margen por si hay un imprevisto o simplemente por si has quedado maravillado de algún rincón y decides quedarte un día más en alguno de los sitios por los que pasas.

6.- Tramita el pasaporte y visado con antelación. Una de las primeras cosas que debes hacer cuando tengas claro tu destino es poner tu pasaporte en regla e informarte sobre los trámites para obtener el visado. Hay países en los cuales este procedimiento es muy sencillo, como por ejemplo en Egipto, donde se tramita nada más llegar al país en una ventanilla, y otros como India extremadamente complicados, donde debes hacerlo a través de una empresa externa, con meses de antelación, rellenando complejos formularios por Internet y remitiéndolo por correo. Para esto es muy útil informarte en foros de viajes, donde te suelen ayudar. Uno de mis favoritos es: http://www.viajeros.com/ 

7.- Infórmate de las vacunas que necesitas. Con tiempo de antelación deberás informarte de las vacunas que necesitas para ese país (algunas requieren ser suministradas con un mes o dos de antelación). Consulta SIEMPRE Sanidad Exterior. Es posible que también necesites pastillas contra la Malaria.

8.- Obtén una guía de viajes. Creo que si vas a pasar una larga temporada en ese país, nunca está de más una guía. Personalmente NO me gustan las guías Lonely Planet, porque es la más usada y a mí no me gusta ir donde va todo el mundo. Siempre adquiero alguna de otra editorial. Aunque algo que estoy haciendo últimamente y que cada vez me gusta más es hacerme mi propia «guía de viaje» a partir de Internet. Lo que hago es visitar blogs de viajes, foros, comentarios, guias on-line e ir imprimiendo en papel esos textos, con experiencias de otra gente, para todas las ciudades donde voy, y al final lo organizo y tengo como un dossier por ciudades con anécdotas, lugares, incluso contactos, más auténticos que una guía editada. Esta última opción se puede compatibilizar con la de la guía estándar.

9.- Infórmate acerca del país de destino. Lee acerca de las costumbres del país. Prepárate mentalmente para las rarezas, para el tipo de comida que vas a tener que «soportar» durante todo ese tiempo. Aprende a decir «hola», «adiós» y «gracias» en el idioma de ese país. Ve haciéndote con la moneda y el cambio a euros. Y si es posible entérate de que precio tienen las cosas básicas allí.

10.- Conoce a alguien de allí. Yo siempre intento, antes de salir, buscar por Internet o a través de contactos a algún nativo, alguien que me sirva de apoyo, de guía o de persona de contacto en el país al que voy (no siempre es posible). Guardarás el número de móvil o correo electrónico y podrás usarlo en el momento oportuno, cuando llegues a esa ciudad en la que se encuentra el nativo. Esto, aparte de seguridad, te reporta un valor añadido en autenticidad en lo que al viaje se refiere, vivirás -y convivirás- con un nativo, pudiendo aprender de primera mano la cultura.

11.- Deja todo bien atado aquí. Vas a un país en el que estarás un largo período sin teléfono ni Internet (a priori) por lo que debes dejar todas las cosas solucionadas antes de marchar:

  • Mascotas y plantas cuidadas.
  • Gas, luz y agua de casa cerrados.
  • Fondos suficientes en el banco para los pagos domiciliados en el periodo de tu ausencia.
  • Avisa de que te marchas a quien debas si vas a ausentarte de algún compromiso periódico.
  • Asegúrate de dejar tu bandeja de email con espacio suficiente para no perder correos.
  • Activa el Roaming si lo deseas. Eso sí, infórmate bien y por escrito de las tarifas.
  • Acuerda una recogida en el aeropuerto para tu vuelta si lo necesitas.

12.- Cambia dinero si es necesario. Infórmate de las posibilidades de cambiarlo en destino (normalmente es mejor) y si es complicado lleva algo de dinero desde aquí. No siempre es posible ni recomendable, todo depende del país.

13.- Si vas a reservar hostales ten muy en cuenta la distancia a la que están de los medios de transporte que vayas a utilizar. El moverte desde ellos hasta el hostal es otro gasto económico, temporal y energético a tener en cuenta. Tras la reserva, guarda SIEMPRE los justificantes para presentarlos allí. Las webs que yo más utilizo para la búsqueda de alojamiento son las siguientes:

http://www.booking.com/
http://www.hostelworld.com/
http://www.tripadvisor.es/

ABSOLUTAMENTE SIEMPRE fíjate en los comentarios en Internet de otros clientes internacionales del hostal, es lo único que te dará una perspectiva real del lugar, ni las fotos ni las descripciones de las personas locales.

Categorías: Consejos | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Merece la pena … vivir

Todos estos años viajando me han enseñado una cosa. Me han enseñado que merece la pena, merece la pena el riesgo, merece la pena moverse, jugarse la integridad, vivir.

1234151_10153239733180541_571827398_n

Hay gente que ve la vida con cierto miedo, yo era un poco así antes, quizás por la educación recibida, la sobreprotección, la constante alerta ante el potencial peligro, pero es algo que he cambiado y mis viajes me han ayudado a ello. Y me gusta.

Hay gente que teme. Teme enfermar, herirse físicamente (o psicológicamente), cometer un error, quedar en ridículo (herida social), temen perder algo… Todo esto genera un estado de alerta que no deja disfrutar de la vida y que hace que te prives de grandes cosas. Mucha gente no podría hacer los viajes que yo y mis compañeros hacemos, a mí mismo, por esa mentalidad, me costó los primeros años.

Pero he aprendido que merece la pena. Y lo he aprendido por inundación. En occidente vivimos en una burbuja aséptica. Todo está limpio, los wcs huelen a lejía. Todo es seguro, los coches tienen cinturones de seguridad.

1185356_10153230012250541_1486390795_n

Cuando estás en mitad de la selva tropical y ves a un niño andando descalzo a toda velocidad, te preguntas… ¿No teme clavarse algo? Piensas que puede ser inconsciente por ser joven, pero acto seguido ves detrás a un adulto haciendo lo mismo. Puede ser difícil de comprender desde una mente occidental con sobreprotección hacia su propio ser. La respuesta es: Sí, puede clavarse algo, pero las heridas curan y sin embargo la sensación de no preocuparse de ello es impagable.

1237893_10153245746960541_947582282_n

Cuando viajas en un autobús por mitad de Asia, adelantando en carretera de montaña por la derecha en cambio de rasante a toda velocidad, y lógicamente sin nada parecido a un cinturón de seguridad, te preguntas… ¿A esta gente le da igual morir?. Obviamente no, pero el riesgo propio de la vida primitiva está tan arraigado en su percepción que no sienten miedo. Esto es algo evitable, sí, pero cuando estás inmerso en estos países no puedes cambiar su cultura, o lo aceptas como parte del viaje o vuelves a Europa. Y es una experiencia enriquecedora. Acabas pudiendo dormir en esos autobuses cuando asumes que si, que tu vida está en peligro, pero que merece la pena por el conjunto de la experiencia.

542262_10153243517185541_1337149140_n

Estás comiendo fruta de un mercado al norte de África y te preguntas… ¿Cómo es posible que no se den cuenta que este alimento está sucio o en mal estado y puede ser perjudicial? Y no se dan cuenta, una vez más porque su percepción de la limpieza es completamente diferente. Y yo, soy de los que se lleva directamente el alimento a la boca, o como mucho lo limpio un poco con la camiseta. ¡Puedo enfermar! ¡Claro! Y de hecho mientras escribo esto arrastro una amebiasis desde hace varios meses que me traje de la India. Pero merece la pena el riesgo (¡y lo digo desde el porcentaje malo!) por saborear un mango fresco a bocados en un mercado tradicional a miles de kilómetros de tu casa. No olvidemos nuestra condición. Somos animales. ¡Estamos preparados para todo esto y más! Salgamos de nuestra burbuja.

560560_10153260247590541_1045874953_n

Estás en un albergue y ves pasar ratas y oyes infinidad de insectos de indescifrable naturaleza, y mientras escuchas a los locales roncar profundamente dormidos te preguntas… ¿Cómo puede ser que duerman con todos estos seres dando señales de vida? Pero si te paras a pensar, la presencia de una rata, o una cucaracha, ¿por qué motivo habría de impedirte el sueño?. No es lógico, sólo lo es bajo nuestra mente occidental. Pueden picarte mosquitos, arañas, pulgas. ¿Y qué?. No vas a morir por ello. Merece la pena llegar al punto de obviar el Universo de los insectos y roedores a cambio de un reparador sueño en mitad de una yurta en el desierto de Gobi.

1240218_10153196495510541_500658843_n

Todo esto no es sencillo de cambiar en uno mismo, de hecho es un largo proceso. Y cuando se viaja a estos lugares, y eso es algo que se comprende con el tiempo, no basta con volver y decir: «he aguantado», o «lo he llevado bien». No. Con el tiempo aprendes a: «he disfrutado cada segundo», «me ha encantado sufrir subiendo el Himalaya», «adoro la horrible comida del templo tibetano», «me encanta la experiencia de dormir en el suelo». Porque aprendes a valorar el todo, aprendes a valorar que merece la pena esa increíble experiencia que estás viviendo, ese poder ver la vía láctea, con la mayor claridad que jamás la podrás ver, desde lo más profundo de Etiopía mientras los mosquitos te cosen a picotazos. Estos viajes se disfrutan al 100% cuando el sufrimiento en ellos forma parte de ti, y no lo aguantas, lo disfrutas.

Por todo ello, aconsejo este tipo de experiencias para dejar de preocuparse en la vida, para entender que merece la pena vivir sin miedo pese a que la vida tiene riesgos, si, pero merece la pena correrlos porque el premio es mucho más valioso. Puede pasarte algo horrible. Por supuesto. Pero el 99% de las cosas que te pueden pasar tienen arreglo, y vivir con menos miedos y preocupaciones no tiene precio. Esto es algo que he aprendido caminando por el mundo.

1208977_10153168355595541_1012466758_n

Y ya en tu día a día, los inconvenientes, los malos momentos, las incomodidades. Se ven de otra forma. El premio de vivir y poder experimentar y disfrutar es suficiente motivo para aceptar que todo lo demás entra en el pack. Y también en el mundo más civilizado se puede disfrutar de los malos momentos si evaluamos el todo. No vivimos nada mal aquí…

Aunque hay mucho que aprender de allí…

Categorías: Consejos, Sensaciones | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Fotografía en viajes de aventura

Quiero mostrar unos pequeños consejos para aquellos que disfruten de la fotografía en sus viajes poco convencionales. Lo que la experiencia me ha aportado estos años a la hora de tratar de captar los mejores momentos de esos rincones espectaculares.

1097287_10153133327070541_1193387236_o

  • Lleva SIEMPRE tu cámara contigo. Incluso de noche, cuando sólo salgas a por tabaco, nunca sabes cuando puede aparecer un momento que desees inmortalizar y no estás en un lugar que puedas visitar cada día.
  • Ten la cámara SIEMPRE encendida y fuera de cualquier funda. El entorno es un mosaico caleidoscópico que en un momento concreto se transforma en la foto que estás esperando, y esta estructura puede que sólo dure unos segundos tal como la quieres, como un isótopo radiactivo que se desintegra, no pierdas segundos encendiendo la cámara. [Se puede omitir la aplicación de este consejo si se está escaso de batería, cosa probable en zonas de selva, montaña o desierto; donde la electricidad escasea].
  • No tengas el objetivo con la tapa puesta. Por el mismo motivo que el punto anterior. Eso sí, protégelo con un filtro.
  • Tus ojos deben ser expertos sensores de luz. Debes llevar la cámara configurada con unos buenos parámetros de apertura, ISO y tiempo de exposición para la foto que quieras realizar y el tipo de luz natural que haya ese día. Según vaya transcurriendo el tiempo, la luz solar irá variando, actualiza automáticamente los parámetros de la cámara aunque no la hayas usado, para tenerla siempre lista.
  • Si estás interesado en fotos de rostros, étnicas, antropológicas… Lleva si puedes un 200mm (o más). En muchos destinos existen circunstancias cotidianas de la vida de los pueblos, tribus, tradiciones, vestimentas, ornamentos corporales, tatuajes, danzas, etc… que te gustará fotografiar, pero, que tu presencia cercana restaría naturalidad a la instantánea. Es el momento de realizar la foto usando la distancia focal a tu favor.
  • Si en algún momento dudas de si sería correcto o no realizar una foto, hazla. Mejor pedir perdón que permiso. Muchas de las fotografías captadas en esas circunstancias en las que no sabes si deberías disparar o no son de las mejores.
  • Si vas a realizar una actividad que implique algún tipo de riesgo para el material fotográfico. P. ej: atravesar un río en barca, realizar una escalada, etc… Utiliza una tarjeta de memoria nueva, dejando la anterior con las fotos del viaje en un lugar seguro, para no perder todo el trabajo en caso de accidente. Plastifica los materiales también si lo crees necesario.
  • Si puedes desactiva el sonido de disparo. Te permitirá ser más discreto, evitar que los personajes de tu fotografía centren la mirada en ti al primer disparo, y poder actuar más como un francotirador de la imagen. Consejo IMPRESCINDIBLE en fotografía de safaris (junto con el de una vestimenta de camuflaje, ambas cosas te permitirán acercarte más a los animales y poder disparar minimizando los riesgos de huida).
  • Evita el Flash. Sin más.
  • Si dispones de dos objetivos con distancias focales diferentes y complementarias, lleva siempre ambos encima. Sé que puede ser engorroso, pero lo agradecerás en el momento preciso. Y antes de salir piensa cual te conviene más llevar por defecto ese día.
  • En este tipo de viajes un enchufe con luz eléctrica es un bien muy preciado. Aprovecha cada vez que veas uno. Mantén tus baterías lo más cargadas que puedas. Si llevas de repuesto, mucho mejor. Pero evita (si es posible) dejar la batería enchufada toda la noche cuando ya está cargada, pues en muchos países de destino la electricidad es inestable y/o discontínua y esto puede dañar tu equipo.
  • Un consejo muy personal es que utilices también tu teléfono móvil, de manera complementaria a tu réflex. Hoy en día los terminales móviles realizan muy buenas fotografías. Esto te aportará los siguientes beneficios:
    • Tendrás más capacidad de almacenamiento de fotografías.
    • Dispondrás de un medio para inmortalizar aquellas cosas que quieras tener fotografiadas pero que no requieran de una calidad de fotografía como la que nos ofrece nuestra cámara.
    • No mezclarás fotos de calidad con fotos cotidianas. Ambas, bajo mi punto de vista, importantes.
    • Tendrás un método fotográfico más discreto que la cámara, para lugares en los que no sea correcto hacer fotos.
    • Puedes realizar más rápidamente: panorámicas, fotos 360, retoques rápidos, compartirlas cuando encuentres conexión, videos …
    • Para mí es un medio útil para almacenar las fotografías de cosas como: comidas, habitaciones de hotel, etc… Que no quiero ocupando espacio en la tarjeta de mi cámara, pero que necesito para incluirlas en mis diarios de expediciones.
  • Cada uno tiene su pasión por determinado tipo de fotografía. En viajes de este tipo podemos encontrar los siguientes intereses:
    • Interés cultural, étnico, retratos, costumbres. -> Es mi favorito, y estos viajes dan para mucho, fotografía cualquier cosa que te llame la atención, gestos, lugares, ritos, ropas, actitudes, etc… Intenta intervenir lo menos posible en el entorno. Observa en silencio. Mira la dinámica. Ajusta la cámara. Busca el momento preciso. Dispara. Dependiendo del entorno cultural del país y/o la zona puede ser recomendable pedir permiso antes de hacer la foto (yo intento evitarlo para ganar naturalidad) o que te pidan dinero si te atrapan con las manos en la masa.
    • Fotografía de naturaleza. -> Buenos viajes también para este tipo de fotografía. Ajusta tu cámara para macros, paisajes, o lo que quieras, con su apertura y sus cosas, y sobre todo ten en cuenta el sigilo cuando se trata de animales salvajes (como ya comentamos anteriormente). Busca contrastes naturales. Intenta el uso de marcos naturales también. No dispares fotos que no aporten algo de contexto, 50 fotos de primer plano de un tigre no dicen nada, y pueden haber sido sacadas en Nigeria o en el Zoo de Madrid, busca el valor añadido para tu imagen.
    • Monumentos y museos. -> No me motivan especialmente, pero mis consejos son: Al igual que anteriormente, introduce contexto, pues una fachada por si sola, o una estatua, a mí personalmente, me dicen bien poco. Todo el mundo ha visto postales de las pirámides de Giza, tu foto de las pirámides va a ser exactamente igual que el resto, a no ser que te estrujes la cabeza buscando esa perspectiva distinta… y no, no me refiero a que salga tu compañero cogiendo la punta con los dedos…. Así mismo, las fotos dentro de museos suelen ser soporíferas, repetitivas e inútiles, nunca más te volverán a interesar más que en ese momento, una vez en casa las 80 fotos del museo las pasarás rápidamente. Suerte que en muchos museos ni dejan usar la cámara. 😛999645_10153058156070541_1184673320_n
Categorías: Consejos | 2 comentarios

Preparando la maleta para la jungla

Bueno, quiero hacer una pequeña guía, más que nada para mi mismo -aunque la publico para quien le pueda servir-, de las cosas necesarias a incluir en la maleta cuando salimos de expedición a algún recóndito lugar poco común del mundo. En un principio esta «lista de cosas» se basó en un e-mail del antropólogo que organizó el primer viaje a la selva en el que participé, pero la he ido modificando con el tiempo en base a mi propia experiencia, y hay que tener en cuenta que depende también mucho del sitio concreto al que vayamos y factores como: si habrá agua potable, mosquitos que transmitan malaria, posibilidad de ducharse, posibilidad de acceso a algún supermercado, electricidad, etc…

maleta-viajes-ecoturisticos

Aquí tienes la versión abreviada en forma de listado: Mochila
Y a continuación las explicaciones detalladas.

Comencemos:

  • Lo primero y primordial. Los papeles. Debes llevar el pasaporte y toda la documentación de los vuelos que vayas a coger. Es recomendable tener una especie de carpetita donde todo esto vaya guardado. El pasaporte se debe llevar SIEMPRE encima, nunca lo dejes en el hostal ni en ningún sitio, es tu documento más preciado en estos países y lo que te permitirá volver a tierra segura pase lo que pase. También se recomienda llevar una bolsita de plástico hermética para guardar los documentos importantes así como el dinero en efectivo. Es posible que cruces ríos o lagos y no querrás que si vuelcas y caes al agua tus documentos queden inutilizados. Perder tu cámara de fotos puede ser un desastre, pero te aseguro que quedarte sin pasaporte lo puede ser más aún. PAPELES IMPRESCINDIBLES:
    • Pasaporte
    • Billetes de vuelta
    • Cartilla de vacunación internacional
    • Póliza del seguro, si se ha contratado. (Yo aconsejo esta web por precio y sencillez: IATI)
  • Ropa. El tipo de ropa a incluir en la maleta depende en gran medida del lugar al que se vaya y de la época del año. Pero si existen determinadas cosas que hay que tener en cuenta:
    • A este tipo de viajes no lleves mucha ropa. Vas a oler mal con el tiempo lleves lo que lleves, de manera que no te esfuerces mucho. Además, vas a andar mucho, y no querrás ir días y días cargado con mucha ropa… Siempre podrás apañarte lavando en algún río, y si no, no pasa nada, no vas en un viaje organizado en hotel de 5 estrellas, vas con tu mochila al hombro y oler mal es algo para lo que debes estar preparado.
    • Lleva ropa que no te importe que acabe destrozada. Nunca sabes que caminos deberás atravesar. No te lleves tus bambas favoritas ni tu jersey caro.
    • Ropa cómoda más que ropa bonita. Querrás salir en las fotos en mitad de la selva y además salir guapo. Eso está muy bien, pero el día a día es duro y te aseguro que preferirás que lo que lleves sea cómodo.
    • Lleva SIEMPRE un chubasquero. Da igual donde vayas y en que época. Si vas con la mochila al hombro siempre puede sorprenderte una lluvia que te estropee la cámara o moje toda tu ropa, y te aseguro, que es una putada ir con la ropa mojada en la mochila, sobre todo si vas en ruta y no paras en ningún sitio que puedas secarla durante días, puede acabar llenándose de hongos. Un chubasquero no ocupa nada y te puede salvar de muchas situaciones.
    • Tipo de calzado: Lleva unas zapatillas deportivas cómodas que sean tu calzado base. Vas a andar, de manera que piensa en ello. Lleva tambien unas chanclas cómodas y que sujeten bien el pie. Puede que tengas que cruzar algún río y no quieras mojar tus zapatillas y tus calcetines. Además estas mismas chanclas te servirán para andar por las zonas de ducha o baño. Y en cuanto a las botas de montaña, depende del tipo de viaje. Si no vas de trekking descartado. Si vas infórmate antes de salir de si existe posibilidad de alquilar unas en el destino. Piensa que ir cargando con las botas un mes cuando sólo las vas a utilizar un par de dias en un trekking no es muy cómodo, pero eso sí, hacer un trekking con calzado no adecuado es un infierno. Valóralo.
    • Si vas a pasar tiempo en zonas con riesgo de Malaria, lo recomendable es que lleves camisetas y pantalones largos y que los uses en todo momento, incluso para dormir, de manera que minimicemos el riesgo de picadura (bueno, este consejo lo doy porque debo darlo, pero personalmente nunca lo cumplo, no soporto el bochorno húmedo de los climas tropicales con manga larga). Las prendas si son color crema, o beig mejor, por el calor y en cuanto al material algodón.
    • Llevar SIEMPRE una prenda de abrigo, aunque sea verano, estilo forro polar. Nunca se sabe que noche podemos pasar verdadero frío, bien sea porque estemos en la montaña o bien sea porque tengamos que dormir en la calle o en el suelo de un tren y no tengamos con que taparnos. Además en momentos en los que no haga frío puede servir también de almohada si se duerme en el suelo.
    • Una gorra. Imprescindible.
    • Gafas de sol.
    • Un bañador y una toalla. Tanto para ríos, lagos y mar como para las duchas comunitarias.
  • Linterna. No puedes saber a priori la disponibilidad de luz que tendrás. Si vas a la selva o al desierto, es un objeto imprescindible. Y sería muy util que la linterna que llevases sea frontal (de las que se enganchan a la frente) ya que esto te permitirá ver mientras tienes las dos manos libres. Aunque no vayas a estos sitios siempre te será útil porque nunca sabes si tendrás que montar una tienda de campaña de noche, o si en la ciudad de África o Asia por la que pasarás hay iluminación en las calles por la noche.
  • Una navaja. Casi seguro necesitarás cortar algo en algún momento. ¡OJO!. Métela en la maleta que factures. De otro modo se la quedarán en el control del aeropuerto.
  •  Mosquitera. Tanto en África como en Asia la vas a necesitar, habrá lugares en los que más y otros en los que menos, pero llevar una apenas nos quita espacio en la mochila y puede evitarnos no sólo una Malaria, sino también una incómoda invasión nocturna de todo tipo de bichos y un amanecer repleto de picaduras.
  • Toallitas húmedas y gel limpiador de manos sin agua. Desconoces cuanto tiempo pasarás sin acceso a agua potable o a una fuente de higiene para tus manos. De manera que se convierten en otros productos indispensables. En Decathlon se puede encontrar a buen precio.

Gel_Limpiador_de_manos

  • Pañuelos de papel. Dependiendo del tipo de viaje este puede convertirse en uno de los bienes más preciados. No sólo tienen su utilidad para los más que probables catarros y resfriados que puedan ocurrir, sino también como papel higiénico. En la selva no hay supermercados. Pero incluso aunque vayas a ciudades siempre puede surgir la necesidad en un trayecto, en el tren, en un restaurante, y en un altísimo porcentaje de los casos no hay papel higiénico en esos lugares, es más, puede que ni siquiera haya taza y sólo encuentres un pestilente agujero en el suelo, agradecerás enormemente tener estos kleenex impolutos que trajiste desde España. Y la situación se complica en momentos en los que la inevitable «diarrea del viajero» hace de las suyas. Otro producto IMPRESCINDIBLE.
  • Bolsas de plástico vacías. No querrás que la ropa limpia se mezcle con la sucia y mucho menos si la sucia está mojada o llena de barro. Ten en cuenta que eres un caracol, llevas tu casa a cuestas, apenas tienes tiempo de secar ropa, vas de un sitio para otro. Unas bolsas de basura para separar ropa pueden ser muy útiles, pero no te lleves un rollo entero, piensa en no cargar cosas inútiles, bastará con 2 o 3. También te pueden servir en un momento dado para proteger tu cámara de fotos.
  • Botiquín. Es una de las partes más importantes de la mochila de un viajero y es lo que normalmente más ocupa en la mía. Voy a enumerar las cosas que no deben faltar en tu botiquín (aunque normalmente no usarás la mayoría de estas cosas pero esto si que es recomendable cargarlo, más vale prevenir…). Eso sí, no te pases en cantidad en cada producto. Habla con tus compañeros de viaje para no llevar duplicados muchos medicamentos. Y ubícalo al fondo de la mochila ya que no lo usarás mucho (o eso esperas…). Listado de medicamentos:
    • Malarone. O producto similar contra la Malaria en caso de viajar a una zona de riesgo. CONSULTAR CON EL DEPARTAMENTO DE SANIDAD EXTERIOR. El Malarone debe empezar a tomarse un día antes de entrar en la zona de riesgo, continuar durante el tiempo de permanencia en la misma y seguir hasta una semana después de abandonar la zona (no lo tomes todo el viaje si sólo hay una zona del país que es de riesgo, ya que tiene efectos secundarios, hazlo sólo con los márgenes indicados, antes, durante y después de estar en la zona de riesgo). Una pastilla al día. A la misma hora. No lo olvides. Si váis en grupo tomadla todos juntos para que no se le olvide a nadie. Aquí tenéis el informe mundial sobre la Malaria en cada país en 2012 elaborado por la Organización Mundial de la Salud, para que veáis vuestro riesgo, pero siempre debéis consultar con Sanidad.
    • Antihistamínicos. Para picaduras o mareos.
    • Antisépticos (ej. Betadine). Para cortes o heridas.
    • Paracetamol para fiebre y dolor.
    • Medicación contra el ardor de estómago (ej. Almax). Para nuestros pobres y delicados estómagos occidentales.
    • Vendas/tiritas para cualquier corte.
    • Loción de calamina calmante en spray o aloe vera para aliviar quemaduras de sol o picaduras de insectos.
    • Pastillas contra el resfriado (ej. Frenadol) ya que tu cuerpo está en un lugar extraño y muy activo y es propenso a enfermar.
    • Descongestionante nasal. Sobre todo para zonas áridas y de desierto donde la nariz puede llenarse de polvo o arena y causar incluso heridas.
    • Repelente contra insectos. IMPRESCINDIBLE. Se puede comprar RELEC o GOIBI. Mirar que sea la versión que es eficaz para insectos tropicales. Y uno debe rociarse por completo la piel en ellos, sobre todo, del anochecer al amanecer, que es cuando aparecen los mosquitos de la Malaria en África, en Asia durante todo el día en zonas de riesgo y siempre antes de ir a dormir también. Existen también pulseras repelentes o pegatinas de venta en farmacias. En Decathlon se puede encontrar solución impregnante CAO 7% que se aplica en la ropa y dura 2-4 lavados.
    • Protección solar. Pasarás muchas horas caminando bajo el sol. No te quemes. En África son negros por algo.
    • Vaselina para los labios. Dependiendo del destino es muy útil. En zonas desérticas o con mucho viento los labios se cortan mucho.
    • Gotas para los ojos. Lágrima artificial o similar. Los ojos son muy importantes. Sobre todo llevarlo en zonas de desierto o estepa donde se irritan mucho.
    • Antidiarréico (ej. Fortasec). Casi con total probabilidad sufrirás diarrea. Y puede que diarrea muy aguda. Debido a la cepa de Escherichia Coli presente en el agua del país, la diarrea del viajero se puede presentar en cualquier momento y puede que no estés en la mejor situación para evacuar o quizás si es muy prolongada necesites parar la deshidratación. Como método preventivo no bebas agua no embotellada, nada de hielo, nada de verduras o frutas sin pelar y cocinar.
    • Complejo de vitaminas. Comerás mal y te moverás mucho. Ayuda a tu cuerpo. Toma una pastilla de vitaminas al día.
    • Preparado de rehidratación. Se trata de un suero para nutrirte en caso de necesidad o en caso de sufrir la diarrea del viajero. Todos nos hemos visto en alguna ocasión con la dichosa botella de agua y este líquido naranja, sin poder comer nada más en varios días. Pero es necesario…
    • Pastillas purificadoras de agua. Esto sólo en casos extremos en los que no se pueda conseguir agua potable ni agua embotellada.
    • Una jeringuilla y una aguja. Esto es algo extremo y personal pero yo siempre lo llevo. Ocupa poco y en el improbable caso de una transfusión de sangre o una inyección en un país poco desarrollado, prefiero mi propia aguja.
  • Tienda de campaña. Depende del tipo de viaje. Sólo si se va a acampar mucho y si no se puede alquilar en el país de destino. Si no cargarla todo el viaje es mortal.
  • Esterilla. Para acampadas y para dormir en el suelo. También depende del tipo de viaje.
  • Cámara de fotos. Puedes llevar una buena cámara y otra menos buena y más disimulada (ej. la cámara del móvil), esta última te permitirá hacer fotos disimuladamente en ambientes poco propicios para sacar tu rélflex. Lleva las baterías completamente cargadas y no malgastes batería. No sabes cuando tendrás electricidad de nuevo.
  • Adaptadores de enchufe. Infórmate del tipo de conector de cada país. Venden unos que también son Universales.
  • Una mochila más pequeña y cómoda. Irás cargando con todo tu equipaje en esa gran mochila de viajero que llevarás a tus espaldas, pero a cada ciudad que llegues, una vez te establezcas en tu campamento base (hostal) y llegue el momento en el que quieras salir a explorar, te resultará muchísimo más cómodo dejar esa gran mochila con todas tus cosas allí y equiparte sólo con las cosas de valor y las que vayas a necesitar ese día. Por ello es muy conveniente llevar una mochila «más de mano», aunque en un principio la lleves guardada dentro de la grande. Lo normal es salir ya de destino con la grande (facturada) y la pequeña como equipaje de mano para las largas horas de vuelo. Selecciona bien que pones en cada una de ellas.
  • Comida. Esto no es necesario, es sólo una recomendación. No está de más llevar un poco de paté, atún y/o jamón. Poco. No es cuestión de ir cargando con comida que puede que se ponga mala o se moje. Pero llevar un par de latas te puede salvar una comida en un momento en el que no encuentres nada, y te aseguro que tras días de comida local cuando saques tus latas serás el amo del grupo.
  • Bolsa de aseo. Tu kit de aseo personal: desodorante, champú, gel, etc… No los lleves de gran tamaño, pero échalos a la mochila, ya que con mucha probabilidad no encontrarás en tu destino. Como siempre, los líquidos facturados.
  • Algún medio de entretenimiento. Bien sea un libro o un juego de cartas para pasar el rato en grupo. Será útil para las largas esperas en los aeropuertos, para los interminables trayectos en tren o para las noches en tienda de campaña.

Y por último algunas cosas no materiales que debes incluir en tu equipaje: Paciencia y Hakuna Matata. No estás en occidente. Los planes no saldrán como quieres. Habrá cosas que quieras ver y no puedas. Habrá retrasos. Se romperán los medios de transporte en los que viajas. Te estafarán. Odiarás por momentos a tus compañeros de expedición. Pero recuerda: estás ahí para disfrutar y eres un privilegiado que está experimentando algo único. Confórmate. No te quejes de la comida, de la cama, del WC. Lo pasarás mal. Te picará de todo. Pero has ido a eso. No vas a un hotel de 5 estrellas. Cambia el chip al bajar del avión. Relájate. Aquí el negro eres tú. Bienvenido a otro mundo. 😉

rivendell-viajesmonllar

Categorías: Consejos | Etiquetas: , , , , | 1 comentario

Blog de WordPress.com.